No se llevaba bien en una relación

"No se llevaban bien en una relación": esto es lo que más a menudo suena como la razón para romper una relación durante un divorcio. A veces se indica tal razón, incluso por cónyuges que han vivido juntos durante décadas.

Surge una pregunta razonable: ¿cómo dos personas vivieron juntas durante tantos años si sus caracteres no son compatibles? ¿O sus personajes fueron compatibles hasta cierto período de tiempo y de repente no?

Por qué sucede esto, es posible evitarlo y cómo solucionarlo si ya sucedió, clasifíquelo en orden.

Para ello, volvamos a los orígenes de las relaciones y tracemos con claridad dónde comienza todo, y dónde nacen los primeros errores en las relaciones, que posteriormente conducen al colapso.

Entonces te enamoraste…

El comienzo de una relación

Te enamoraste, ella se enamoró... Las hormonas del amor te volvieron la cabeza, una sonrisa irrazonable no deja tu rostro, y tus ojos brillan de felicidad... Todo está en llamas en el trabajo y discute, estás lista para abrazar y besar a todos a tu alrededor. No puedes dormir ni comer. Siempre está alegre y feliz, sosteniendo constantemente el teléfono en sus manos, esperando un mensaje o una llamada de su amada.

Todo es tan bueno, e incluso el sol parece brillar más. Ella es tan especial, inimitable, una versión única, que ya no está en el Planeta...

La niña vive más o menos en el mismo estado de ánimo y siente algo similar a ti.

¡Estás listo para abrazarte, fusionarte en un solo beso y no volver a separarte ni un segundo! Son tan perfectos el uno para el otro, ella tiene la personalidad perfecta. Y sus palabras de que eres único, un VIP, un hombre, que ella nunca ha visto en toda su vida, son muy halagadoras para ti y elevan tu autoestima al cielo. Usted, a su vez, la dota generosamente no solo con cumplidos, sino también con flores y regalos. Ella es tan maravillosa...

La chica te entiende a la perfección, y tú a ella... No tiene defectos en absoluto, pero tal vez rasgos lindos, pero esto no es tenido en cuenta. Si no estás de acuerdo con algo, permanecerás en silencio. Y por qué decir algo, porque es mejor mostrarse desde el mejor lado. Y llevas una máscara, al igual que ella, pero ambos prefieren no notarlo todavía.

Al principio, todos, tanto hombres como mujeres, tratamos de mostrar nuestro mejor lado. ¡De que otra forma! Siempre eres galante, bien educado y tranquilo. Perdona sus cambios de humor. Ella, por su parte, siempre es una cosita hermosa, espectacular, sexy y sexy, que adora el sexo y está lista para cualquier experimento en la cama. Ella siempre está "en el desfile": peinado, manicura, "vestimenta". ¡No una niña, sino una diosa que descendió del Olimpo!

Así es como vives al unísono, alimentado por emociones fuertes y envuelto en felicidad... hasta que tus hormonas se activan.

El choque de los personajes de un hombre y una mujer

El hombre se despierta primero de este sentimiento romántico. Dado que él es el motor principal de su relación, aunque solo sea porque es un hombre (después de todo, fue él quien tomó medidas activas para tomar la fortaleza inexpugnable, asaltándola por todos lados y usando métodos de artillería pesada, ¿verdad)?

Y así se despertó y descubrió que la dama del corazón ya había sido conquistada por él hace mucho tiempo. ¿Por qué ahora esta interminable correspondencia de amor durante la jornada laboral, porque puedes hablar por la noche? Así que comencé todo el trabajo, mientras caminaba como hechizado. Además, se ha vuelto completamente diferente de lo que te parecía en el período del ramo de dulces. Ya no es tan hermosa y arreglada todos los días, ya no prepara la cena con tacones y bata, y ha dejado de querer sexo sin cesar. El hombre tiene una sensación no del todo agradable con un toque de engaño. Sí, es trampa. Siente que la chica lo engañó, fingiendo no ser quien realmente es.

No lo vas a creer, pero ella siente lo mismo. Antes, la llamabas y le escribías sin cesar, la bañabas con innumerables elogios brillantes, de los cuales quería volar por encima del suelo. Los dulces/ramos/dátiles diarios la volvían loca y la hacían sentir como una diosa. Ahora le has quitado todo. Y se siente utilizada. ¡Sí, el usado! Se esforzó tanto: miró al más alto nivel, se comportó correctamente, preparó todo tipo de delicias para ti, en la cama se entregó a ti sin dejar rastro. Refrenado, no te expresó nada. Y lo usaste como quisiste y cuando quisiste, ¡y ahora te has enfriado! Pomatrosil y abandonado! Eso es lo que piensa una chica cuando bajas la velocidad para conquistarla.

Ella está tratando de volver a encarrilar la relación. Empieza a exigirte, a preguntar, a llorar, a reprocharte, a culparte. Su transformación de una coqueta perra espectacular, que te golpeó en el acto en la primera reunión, en una furia depresiva malvada, vertiendo acusaciones de todos los pecados mortales sobre ti, es al menos impactante y fuertemente repulsiva.

El final lógico de una relación es terminarla. Pero no puedes. Ni tú ni ella pueden. ¿Por qué está pasando esto? ¿Qué mantiene juntas a dos personas que ya se odian? Y te mantiene emocionalmente dependiente.

Tanto tú como ella disfrutaron mucho el comienzo de la relación romántica. Ambos se sintieron halagados por los elogios mutuos, y una avalancha de hormonas provocó una ráfaga de emociones violentas.

Tanto tú como ella hicieron sus propios planes y tienen ciertas expectativas de esta relación. Ambos han invertido su fuerza, dinero, tiempo en la relación, y ahora ambos también quieren tomar "lo suyo" de esta relación. No, no se trata de devolver regalos. Todos quieren seguir recibiendo de la pareja las emociones que reclamaba al comienzo de la relación.

Así, comienza una nueva etapa de relaciones: un período de codependencia con enfrentamientos y escándalos.

No nos llevábamos bien

Una larga guerra comienza con un compañero por un lugar bajo el sol, más precisamente por un lugar en el corazón del otro y el retorno de los puestos anteriores.

Le dices que se comporta como una histérica deprimida que arma un sinfín de escándalos y llora y grita constantemente. Ella te acusa de engaño y crueldad.

¿Quién tiene la culpa y qué hacer a continuación?

Ambos tienen la culpa. Después de todo, usted "en la orilla" no estuvo de acuerdo con los planes conjuntos para la vida. Cada uno hizo sus propios planes, esperando que la pareja sueñe con lo mismo. Y la pareja soñó con la suya y pensó de la misma manera que tú, que estabas mirando en la misma dirección y también estaba en silencio...

Sí, dejó de maquillarse a diario, dejó de cuidándose, tampoco te afeitas todos los días por ella y sin un ramo de rosas.

Ambos se engañaron al no estar a la altura de las expectativas comunes. Ambos, al comienzo de una relación romántica, se enamoraron de las emociones que los abrumaban, se escondieron detrás de máscaras y comenzaron a interpretar los roles de otras personas. Los roles de las personas que no eres.

Comienza la segunda etapa de conocimiento: conocimiento del verdadero yo. Y si se gustan como realmente son, sus sentimientos se convertirán en un amor realmente profundo y maduro; de lo contrario, responda las preguntas de familiares y amigos con una frase banal: no estaban de acuerdo con los personajes...

Vivimos muchos años y de repente no coincidimos en los personajes

Suena extraño a primera vista, ¿de acuerdo? De hecho, no hay nada extraño o inusual en esto.

Muy probablemente, una dama emparejada con baja autoestima o perfeccionista, que al descubrir que su pareja no le convenía de una forma u otra, asumió el papel de Dios y decidió cambiarlo. Por cierto, por alguna razón, las mujeres a menudo creen que tienen derecho a cambiar a un hombre a su gusto y manera, sin tener en cuenta que es la misma persona y no está de humor para cambiar. A partir de esto, comienza a resistirse desesperadamente, comienza a abusar del alcohol o consigue una amante (que no intenta tan claramente cambiarlo y cegarlo lo que se necesita, a diferencia de la "esposa" legal).

¿Qué hacer?

Primero, siéntense y hablen. Admite tus propios errores y lidia con tus sentimientos. Existe la posibilidad de que seas real, no peor que los "yo imaginados", cuyos roles intentaste desesperadamente desempeñar al comienzo de la relación.

El tiempo pondrá todo en su lugar. Recuerde: ¡el suyo nunca lo dejará y no irá a ninguna parte! Y si este es realmente su destino, seguirán estando juntos, a pesar de las dificultades. A través de espinas a las estrellas…